La familia que nace de la inmigración

El 14 de octubre de 2014 es mi segunda fecha de nacimiento. Como he comentado en mi primer post, ese fue el día en que llegué a España en búsqueda de mejores oportunidades de vida. Y el primero de enero de 2017, mientras montaba en mi Instagram las fotos de mi cena de Nochevieja, la primera como anfitriona, hice un recuento de todas aquellas personas que he conseguido en esta nueva etapa y que se han convertido en compañeros de camino y motivo de agradecimiento. No puedo negar que esa noche me hice consciente de cuánto extraño mi familia, mi querido cerro Ávila y el pacheco caraqueño; las cenas con mi padre (de quien heredé mi buen apetito), la palabra serena de mi madre, el sobrino que aún no conozco y las anécdotas de mi abuela.

Máximo Peña, psicólogo y periodista venezolano, explicó en el taller vivencial El duelo país que dos años suele ser el lapso en el que, quien emigra, comienza a vivir realmente su duelo. “Hay muchas cosas que resolver y por las que uno debe preocuparse en estos primeros años: vivienda, trabajo, comida… buscas cierta estabilidad y no queda mucho tiempo para pensar en otras cosas”, expuso Peña. Y en estas fiestas, mis segundas Navidades lejos del hogar materno, entendí a lo que se refería. Con todo y altibajos emocionales, asistí a encuentros navideños con colegas; disfruté con mi pareja y amigas cercanas las cenas de Nochebuena y Nochevieja; comí deliciosas hallacas que, irónicamente, son un lujo en Venezuela, y brindé por oportunidades mejores para todos. Pero también saboreamos una agridulce nostalgia al pedir por los nuestros con cada uva, al anhelar el abrazo de quienes, a su vez, brindarían por nosotros al otro lado del atlántico.

El psicólogo también destacó que la inmigración es una experiencia que permite renovarse, pues la identidad personal se “resquebraja” y se producen reajustes en la expectativas.Una de las participantes destacaba que, pese a tener más de 10 años en España, no había logrado establecer un vínculo emocional similar al que tenía con sus amistades “de toda la vida” con las cultivadas en el país que escogió para vivir. Y es normal, pues esas amistades estuvieron presentes en momentos coyunturales como la niñez y la adolescencia.

En mi caso, puedo decir que mis amigas del colegio y de la universidad conocen a una Andreína diferente a la que vive actualmente en España. Más allá de hablar del paso de los años y de una cierta “madurez”, creo que se debe a la transformación de la que hablaba Peña. He tenido que adaptarme a nuevas circunstancias, códigos sociales y de comunicación. He entendido el verdadero significado de la resiliencia. Y en esa metamorfosis han estado presentes esas nuevas amistades que se han puesto a prueba en “la riqueza y la pobreza, la salud y la enfermedad”, como si de un matrimonio se tratara.

Con este post, que puede ser considerado bastante sensiblero, quiero agradecer a quienes me han tendido una mano cuando las mías han estado maltratadas por algunos inviernos. A esas amigas que salieron del país el mismo día que yo, a quienes lo hicieron semanas antes o meses después. A esos que tienen años en este país y que han sabido ser empáticos, dar los consejos justos, alegrar el corazón con un cachito de jamón mejor que el de los portus de Venezuela. A quienes se quedaron trabajando por un mejor país y me llenan de orgullo y buenas noticias. A quienes me escriben siempre y recuerdan con cariño a la que fui, y de la que aún conservo parte. A mi familia, la consanguínea, que me da fuerzas para seguir haciendo camino en la tierra de mi abuela paterna. A mi familia por elección, que me recibe en su casa siempre con buenos cuentos y vinito para el alma. A mis amigas de la infancia, que son tan inmigrantes como yo y emprenden su camino regadas por América y Europa.

Gracias por ser compañeros en este viaje determinante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s